Del otro lado de los miedos, está la vida.


¿Han tomado alguna vez una decisión sabiendo que es lo correcto, lo que procede, queriendo realizar una buena acción, pero que el resultado de su acción pueda ser peor? El adagio establece “te va salir peor el remedio que la enfermedad”.

Esta semana por cuestiones de la vida, del destino, caminos de Dios o como lo quieran llamar, me tocó tomar una decisión de este tipo. Los niños que asisten a la escuela en la que sirvo como maestra ad honorem son niños de escasos recursos, niños en un riesgo social terrible. Niños que reciben maltratos tanto en su “hogar” como en la escuela. Niños que no guardan ningún tipo de esperanza. El día martes se dio el caso de un pequeño de 7 añitos, que actualmente se encuentra en primer grado, fue azotado con un alambre por su “madre” por no terminar rápido de barrer antes de irse a la escuela. La situación ya era repetitiva, pero nunca a esta magnitud. De los fuertes azotes propiciados, el niño no sólo quedó marcado, pero le arrancó los pedazos de piel de la espalda, causando en él terribles lesiones. No bastándole, lo tomó de una oreja hasta que le sacó sangre. Aún así, el niño se presentó a sus centro estudiantil. Aún no me explico cómo podía soportar tener encima su pequeña camisa.




Comparemos nuestra niñez a la de estos niños. Pensemos en todo aquello que nosotros gozamos y que dábamos por sentado. La libertad y la alegría que tuvimos no es una constante en la mayoría de los niños. Démosles la oportunidad de sentir todo aquello de lo que gozamos nosotros, pero más que nada seguridad y amor. Les digo con alegría que el niño de quien les hablé, se encuentra feliz. Muy bien alimentado y con cero temor. Aunque todavía su futuro es incierto, su mirada y su sonrisa de júbilo, me dan una tranquilidad que regocija mi alma. Sabiendo que tomé la mejor decisión en actuar.

“No hay causa que merezca más alta prioridad que la protección y el desarrollo del niño, de quién dependen la supervivencia, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, de hecho, de la civilización humana”.

#Niños #Maltrato #Bloggers #Miedo #Temor #ElViernesdeNicole #Violencia #ViernesdeNicole #Honduras #Alegria #Maldad #Angustia

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SUBSCRÍBETE Y RECIBE EL VIERNES DE NICOLE EN TU CORREO ELECTRÓNICO

© 2020 El Viernes de Nicole