La Mariposa recordar√° por siempre que fue Gusanoūü¶č¬†


Estos meses son muy conocidos porque representan las galas de graduaci√≥n de muchas de las escuelas. Hace 10 a√Īos el primero de junio, yo desfile como graduada de colegio del brazo de mi orgulloso pap√°.

Al ver las fotos que muchos de mis conocidos que actualmente est√°n pasando por ese momento, ha sido inevitable para mi recordar esas √©pocas en mi vida. Vienen a mi mente los recuerdos de cu√°nto tiempo hab√≠a esperado yo para que ese tan ansiado d√≠a llegar√°. So√Īaba con el vestido, la fiesta y m√°s que nada en no tener m√°s tareas y proyectos. Representaba para mi cierta libertad. Creo que para todos eso representa el salir de la escuela/colegio: libertad. Representaba esa transformaci√≥n de ser visto como un ni√Īo a un adulto. Les prometo, yo me sent√≠a grand√≠sima, como que hab√≠a vivido cientos de a√Īos y ten√≠a gran experiencia.

Al entrar a la universidad, la vida era totalmente distinta a la escuela. Extra√Īaba los d√≠as en los que la √ļnica preocupaci√≥n eran los ex√°menes. Hab√≠a deseado tanto ser adulta que no me hab√≠a dado cuenta de las responsabilidades que conllevaba. A medida fue pasando el tiempo me adaptaba a mi nueva vida, enamor√°ndome de ella. Me parece a mi que nuestra vida est√° marcada por grandes cambios. Cada vez que cerramos un ciclo y sentimos que hemos perdido parte esencial de nosotros mismos, nos vemos inmersos en otro al que nos cuesta adaptarnos. Desde el d√≠a en que nacemos nos encontramos en una continua transformaci√≥n. Cambiamos desde nuestro f√≠sico, nuestros pensamientos, nuestros sue√Īos y aspiraciones. Lo que nos parec√≠a tan certero a los 18 a√Īos ahora parece irrisorio. Nuestros gustos, necesidades y personalidad van cambiando de la manera en que jam√°s nos imaginamos. Nuestras amistades, con quien nos relacionamos y de la manera en que lo hacemos se va depurando, y a medida cambiamos, as√≠ tambi√©n cambian nuestras relaciones.

Lo que era lo m√°s importante en aquel entonces pas√≥ ahora a un tercer o incluso cuarto plano. La vida y las circunstancias se van encargando de moldearnos. De llevarnos al rumbo que nos corresponde buscando mejores e incluso, m√°s grandes sue√Īos. Cada ciclo que cerramos abre la oportunidad a nuevas cosas. La vida nos va madurando. Las experiencias que vamos adquiriendo nos van cambiado y nos van ‚Äúdescascarando‚ÄĚ, prepar√°ndonos para cada uno de los momentos de nuestra vida. Al cerrarse los ciclos tomamos la oportunidad de tomar nuevos caminos, de emprender nuevos proyectos y de evolucionar. Convertirnos en aquello que jam√°s imaginamos. Al escribir este Viernes buscaba las imagines que iba a utilizar para acompa√Īarlo y mientras remembraba el pasado no pod√≠a m√°s que ver los cambios en todo lo que anteriormente describ√≠. Les puedo decir desde el fondo de mi coraz√≥n que yo en aquel momento, nunca imagin√© que mi vida ser√≠a lo que es hoy. Me siento tan feliz en ver en lo que me he convertido. Que mis sue√Īos se han transformado y configurado de las m√°s extraordinarias maneras. Siento orgullo en cada una de las actividades que realiz√≥ hoy en d√≠a. Les aseguro que si ustedes reflexionan desde ese momento en que sent√≠an aquella libertad tan a√Īorada a los 18 a√Īos, ver√°n como se han transformado cada una de sus expectativas, aspiraciones, deseos y sue√Īos. Les invito a que recuerden esos momentos tan trascendentales que marcan un antes y un despu√©s en nuestras vidas y sentirse orgullosos de lo que son hoy en d√≠a. Despu√©s de todo, recordar es vivir. ‚ÄúY justo cuando la oruga pens√≥ que era su final, se transform√≥ en mariposa.‚ÄĚ

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo