Lo Engañoso de las Apariencias


Como hondureños caemos frecuentemente en una sensación de desagrado por nuestro país. Nos sentimos agobiados ante tanta mala publicidad que se le da. Vivimos inconformes con la situación política, económica y social en la que vivimos. Escuchamos por donde sea comentarios negativos, muchas veces, no solo los escuchamos, pero nos unimos a ellos. Tenemos problemas de seguridad, de salud y de un terrible desequilibrio social. Aún cuando se prospera en algún ámbito, siempre parece haber algo que nos retroceda mil años luz. Vemos la cantidad de connacionales que emigran a diario, muchas veces sin encontrar el destino fructífero con el que tanto soñaban. Las personas que logran sobrevivir afuera buscando su futuro prometedor, muchas veces abandonan todo lo que les pertenecía, no me refiero solo a posesiones materiales, pero renuncian a veces hasta a su propia dignidad. Yo me encuentro por lo general en una gran disyuntiva. Yo amo mi país. Es hermoso, es rico, más de lo que nos podemos imaginar, tenemos gente amable y cálida; pero no puedo dejar de ver las injusticias que a diario se dan en las vidas de los hondureños. Una amiga me dice constantemente: “Honduras no necesita más mala publicidad de la que ya tiene, hay que enfocarse en lo bueno” y aunque me saben a limón sus palabras, sé que tiene la razón. Si no nos enfocamos nosotros en lo bueno, nadie más lo hará.


Él cree en Honduras y tiene sueños y añoranzas por cumplir aquí. Lo que había comenzado como una “sodita peruna”, es hoy un delicioso restaurante con planes de expandirse y convertirse en un restaurante cinco estrellas.



#Blog #Inspiración #hondureñismo #ElViernesdeNicole #Honduras

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SUBSCRÍBETE Y RECIBE EL VIERNES DE NICOLE EN TU CORREO ELECTRÓNICO

© 2020 El Viernes de Nicole