Tú te lo pierdes beibi (1)


El Viernes de Nicole por primera vez llega en domingo. No, no fue por haragana. Pero quise esperar a que llegara el 4 de julio, porque justo hoy hace un año, lancé la línea de camisetas de El Viernes de Nicole. Hoy hace un año tuve mi primer sorteo para ver quien se ganaba la camisa de “Tú te lo pierdes beibi”. ¡Y, jue pucha! Como ha cambiado la vida en un año. Como ha cambiado El Viernes de Nicole en un año.

Cuando pensé la frase de “tú te lo pierdes beibi”, pensé en la vida que estábamos llevando en cuarentena. Pensaba como todos creíamos que estábamos en suspenso, que la vida estaba detenida en un limbo y que estábamos dejando de vivir, por las restricciones que la pandemia había generado. Pensábamos que nuestros planes estaban cancelados; que no podíamos conocer a nuevas personas; que no podíamos vivir con nuestra familia; o, incluso, que nuestros trabajos eran mucho más difíciles desde la casa. Nos estábamos perdiendo de la vida y de los momentos extraordinarios que se nos estaban regalando por el simple hecho de sentirnos atrapados.


Y me di cuenta que la vida seguía y que mi capacidad de conocer, hacer o brillar, no lo determinaba una pandemia. El Viernes de Nicole podía crecer. Yo podía cambiar, podía atreverme a hacer diferentes, cosas que no hacía. Podía conocer gente diferente que aportara a mi crecimiento. Podía atreverme a buscar otros canales para poder hacer llegar mi mensaje y mi filosofía. Y así fue. Al atreverme a pensar bajo la filosofía de “tú te lo pierdes beibi”: TODO se abrió. Todo cambió.

Hice la camisa para mi y una vez la subí a las redes, al instante tenia preguntas de donde la había comprado o como conseguían una. Encontré el equipo perfecto para trabajar y en una semana tenía órdenes por todo Honduras de mis famosos “hilos de amor”. Aprendí a escuchar opiniones, a recibir ayuda y doblar y empacar camisas. Todos los días tenía una ruta para poder entregar paquetes. Tuve mucho apoyo de mi familia. Todos usaban en promoción sus camisas y eran la propaganda principal de las mismas. Mis amigas eran las principales monitoras en las redes para hacerme llegar fotos que yo no había visto. Todo el que pudo me apoyó. Es más, me atreví a pedirle a mi ahora novio, la ayuda para el montaje de las camisas en digital y el diseño de unas cuantas; bajo la filosofía de que si no le preguntaba, yo me lo perdía beibi.

Creo de verdad que podemos aprender tantas cosas de estas 5 palabras. Estas son unas cuantas:


1) No podemos esperar a que todo nos llegue, debemos de salir a buscar lo que queremos. No tenemos tiempo que perder.


2) Lo que se fue, lo que no llegó, quien no supo aprovechar lo que nosotros teníamos para dar: se perdió de lo más increíble de la vida.


3) Si no probas, si no intentas, si no luchas: te perdes de cosas increíbles y personas inolvidables.

Un año después de todo mis aprendizajes como emprendedora, les puedo decir: NO SÉ LO PIERDAN. ¡Luchen por lo que quieren! Persigan y amen, porque el tiempo no vuelve; la vida no vuelve. Vivan con esa mentalidad de poder hacer lo máximo de su vida, porque si no lo hacen, ustedes se lo pierden. Gracias por este año donde todos ustedes me han apoyado. Me han ayudado a crecer y a ser mejor. Me han ayudado a nunca desistir. Y aunque evidentemente, la venta de camisas ha bajado, siempre hay alguien que encuentra confort en las mismas y se atreve a pedirme una: TÚ TE LO PIERDES BEIBI.


¡Feliz Domingo y buen inicio de semana! 😊


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo