La Paz que hemos elegido



Hace 4 años Honduras se vio sumida en el caos. Después de celebrados los comicios electorales, todo entró en crisis. Hubo saqueos de comercios, bancos, incendios, paralización de carreteras, etc. Me encontraba en el Litoral Atlantico trabajando y, durante una semana completa, no pude volver a mi ciudad. Recuerdo que al comenzar los relajos, me encontraba tomando una audiencia y ver un cajero automático pasar por la calle. Fueron momentos de terror, indignación y mucha tristeza.


Hace una semana todo Honduras recordó lo qué pasó hace 4 años. Todos teníamos miedo. Se escuchaba a la gente decir que el país cerraría a las 7 de la noche del sábado para evitar los relajos. La población tenía un miedo legítimo debido a la experiencia ocurrida hace 4 años. El sábado salí de mi casa y me encontré con la ciudad entera tapizada de láminas. San Pedro Sula fue de las ciudades más golpeadas por los disturbios, luego la pandemia y finalmente, los huracanes que tan duro pegaron en esta zona. Así que si lo pensamos, San Pedro Sula lleva 4 años de tragedia en tragedia. Cuando los comerciantes decidieron resguardarse, lo hicieron con todo el derecho del mundo. Pero no quita que fue triste e impactante. No es por ser fatídica, pero sinceramente por mi cabeza pasaron los peores escenarios posibles.


Sin embargo, el domingo se llevaron a cabo las elecciones más concurridas y votadas en la historia democrática de Honduras. La gente, sin importar el temor y la zozobra, salió y votó. Cuando me presenté a mi centro de votación, estaba completamente abarrotado. Había gente por todas partes. Todos en paz y en silencio. Al hacer la fila para ejercer el sufragio, se sentía aquel ambiente de fiesta, algo que en los años que tengo de ejercerlo, nunca había sentido.

Lo que más amé de estas elecciones, fue despertar el lunes con la ciudad en paz, con el país en paz. Ver a los comercios en plena circunvalación quitar las láminas que protegían sus productos y sentirse felices que todo había salido bien. La semana entera ha pasado y gracias a Dios todo sigue en tranquilidad. Para mi no ha habido mayor muestra de grandeza que esta que el pueblo hondureño demostró.


La paz como la democracia, solo puede dar sus frutos donde todos nos respetamos y nos amamos. 9 millones de hondureños dejamos a un lado colores, odios y temores, y salimos a darlo todo por la paz. El ambiente que se respira no es de miedo ni de tristeza, es un ambiente de lucha, esperanza y alegría en donde los hondureños pasaremos una navidad pacífica después de tanta angustia.


Gracias Honduras por ser un pueblo de grandeza y luchon. Gracias por demostrar que somos valientes y persistentes. Al final día, Honduras ganó.


¡Feliz Viernes! 😊




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo