Mi Derecho Termina cuando el de otro Comienza


Como católica, como mujer, me sentí profundamente dañada por las perturbadoras manifestaciones que expresaba mi tan defendido género. Los hechos agraviantes no solo se eran agresivos para todos los creyentes, sino también para la dignidad de la mujer. Estas mujeres que buscaban libertad, paz, y justicia, removieron con sus actos todo tipo de respeto que quisieran poder reflejar. ¿Qué tipo de feminismo es este? ¿Qué tipo de feminismo es el agredir al otro después de que hemos vivido en carne propia la opresión? El respeto es la base de una sociedad libre. Mi derecho termina cuando daño al otro. Me pregunto yo, ¿A cuántos les parecería pasar por la calle y ver a una mujer representando a la Santísima Virgen Maria, abortando, haciendo la escena completamente dramática, llena de abundante pintura roja, simulando sangre y órganos por todas partes? ¿Que sentirían al ver esa perturbadora imagen sin importar sus creencias religiosas? Un tribunal en Pamplona, España, condenó este tipo de actos “por herir las susceptibilidades religiosas” de los habitantes después de un sin fin de actos realizados en contra de la fe. La actitud de este tribunal me parece justa y valiente ya que, en un mundo donde los valores y los principios están quedando en el olvido, presentan un aire fresco al saber delimitar los derechos. Los actos vandálicos se han seguido manifestando en contra de la fe al rededor del mundo. Nos hemos vuelto tan intolerantes; queriendo que se nos respeten nuestros derechos y pasando por encima de miles de otros. El desarrollo de la humanidad en lugar de ir hacia adelante se retrasa cada vez más. Las mujeres han luchado tanto por tener una voz, ser escuchadas, y tomadas en cuenta por tener derechos, que olvidaron sus luchas y están pasando por encima de los derechos de otros. No les puedo decir que todas las incógnitas que tengo acerca del aborto hayan sido resueltas. Lo que les puedo decir es que el respeto al derecho ajeno es la paz. Que no podemos ir por el mundo ofendiendo todo lo que no nos parezca y agrediendo las susceptibilidades de billones de personas que creen que la religión forma parte de la intimidad más intrínseca de la raíz de la persona. Que solo porque no creamos no quiere decir que no podamos respetar. Que porque no compartamos lo que otros profesan no quiere decir que debemos agredirlos. Debemos saber en qué momento parar y no hacer lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros. Mi derecho y mi libertad terminan al momento en que trastoco al de otro ser humano. “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”. Voltaire ¡Feliz Viernes! 😊

#Fe #Feminismo #vida

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo