Que Ser Cobarde No Valga la Pena


Borges escribió: “Entre las cosas hay una de la que no se arrepiente nadie en la tierra. Esa cosa es haber sido valiente”. Es que ser valiente resulta increíble. Es arriesgarse contra todo pronóstico a que las cosas salgan bien. Ser valiente según el diccionario de la Real Academia Española, es un adjetivo dicho de una persona capaz de acometer una empresa arriesgada a pesar del peligro y el posible temor que se suscita. Ser hondureño y ser valiente van de la mano.


Ser valientes en Honduras es algo que aprendemos desde pequeños. Es algo con lo que nacemos, la verdad. Es un gen extra que los hondureños desarrollamos, ese de la valentía. Porque sabiendo que los pronósticos están en nuestra contra, aún así nos arriesgamos para hacer algo increíble. ¡Y siempre lo hacemos! Nos defendemos como gato panza arriba de millones de injusticias, la más grave de todas, la social. Nos defendemos de la inseguridad, el miedo, la duda, la ignorancia y la indiferencia. Luchamos contra todo, incluso contra el clima. Y creo que todos al final de día, tenemos un momento en el que nos gloriamos de haber sobrevivido al día con valentía.


Entre muchos actos de valentía que tenemos a diario, el año 2020 resaltó entre todos. Aprendimos a luchar contra un enemigo invisible, contra el cual el mundo entero peleaba, sin tener los elementos mínimos que el resto del mundo sí tenía. La vida humana se ha visto en juego constantemente y los hondureños, valientemente, hemos luchado por ella.


Este domingo 14 de marzo, los hondureños emprendemos un nuevo acto de valentía: ejercer el sufragio. Es ir a ejercer un deber y un derecho, pero que después de tanto, no sabremos si realmente valdrá la pena. Es arriesgarnos al contagio, a que nuestro voto sea una voz muda, como tantas veces tal vez lo ha sido. Hay tanta incertidumbre que me he cuestionado, ¿ser valiente vale tanto la pena ahorita? ¿No saldrá demasiado caro? Y después de haberlo meditado mucho, me di cuenta que si.


Esta vez los hondureños no partimos de cero, partimos para nuestra elección desde el conocimiento y la experiencia. La decisión que tomemos no será una elección tomada a la ligera, será una decisión informada, ya que hoy en día podemos saber exactamente quiénes son, qué piensan, qué hacen cada uno de los postulantes. Si bien es cierto, es una decisión tomada desde la valentía, pero basada en el conocimiento y en los hechos. Con la globalización y al alcance de un click podemos tener toda la información para tomar una decisión informada y no botar nuestro voto.


Aunque los analistas pronostiquen el mayor abstencionismo desde que la democracia fue restaurada en el país, les pido que nos arriesguemos nuevamente. Que una vez más volvamos a ser valientes por Honduras. Que creemos en este país que nos ha hecho valientes. Nunca nos arrepentiremos.

¡Feliz Viernes! 😊





0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo