Dejate Querer

Este Viernes de Nicole lo escribo a sugerencia de un amigo. Este amigo, entre muchas cosas, es todo un conferencista motivacional empírico. Podes estar teniendo una conversación de lo que sea y va a encontrarle una lección. No solo eso, tiene la posibilidad de ver diferentes ópticas de una situación. Él llegó a mi vida por añadidura. De hecho, tiene poco tiempo de formar parte de mi vida, pero es de esas personas que desde que las conoces haces un “click” inmediato y que sabes que las queres en tu vida para siempre.


Pues estábamos platicando con mi amigo del Viernes de Nicole anterior. Me hacía la reflexión que, si bien es cierto que lo que gente tiene es “ganas de joder”, esto viene de la inhabilidad de recibir amor. Él apoya totalmente la teoría de la infelicidad como causa de los males, pero me llamó a la reflexión que la infelicidad de las personas es que no se dejan querer.


Me llamó la atención su punto de vista, porque honestamente pensé que la infelicidad venía de batallas mal libradas, de reprimir quienes somos, envida, etc. Pero realmente tenía razón. Todos estos males radican en la falta de amor. A veces simplemente no nos dejamos querer.


Ya sea por malas experiencias o porque simplemente somos cerrados, tenemos la tendencia a levantar muros y quemar puentes entre los que nos rodean. Los puentes son para cruzarlos, para acércanos. Pero nuestra incapacidad de dejarnos querer ha llegado a tanto, que solamente los quemamos. Vivimos a la defensiva de lo que alguien nos pueda decir o hacer. Si alguien hace algo por nosotros, lo primero que viene a la cabeza es: “¿Y éste qué quiere?” Y todos somos culpables de eso, no me digan que no. No creemos que haya personas transparentes que quieran hacernos un bien, solo porque nos quieren.


Vivimos cansados, estresados y amargados porque siempre pensamos lo peor. Las energías que perdemos levantando esos muros entre personas y quemando puentes para que nadie nos alcance, son demasiadas.


Hay personas que no les importa qué tan rotos o partidos en mil pedazos estemos, ni que tan desastrosos nos creamos. La gente que nos quiere puede hacer de nuestros pedazos una obra de arte. Puede hacer de nuestro caos un lugar habitable. No hay excusas cuando de amor se trata, solo dejémonos querer.

Dejémonos querer. Abrámonos a recibir el amor en todas sus formas. Somos seres ilimitados, abundantes y llenos de luz. Abramos nuestro corazón. Nos lo merecemos.


La verdad es que mi amigo tiene razón. No sabemos qué nos traerá el mañana, así que no nos enojemos por mucho tiempo. Hay que amar y perdonar sin peros ni barreras. Disfrutemos de la gente que nos quiere. Dejémonos querer y regresemos en la misma proporción.


¡Feliz Viernes! 😊




1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo