Nacimos para Algo más


Me he estado preguntando si realmente he cumplido con los propósitos que me propuse para este año. El 2022 nos está respirando en la nuca. Lo tenemos a la vuelta de la esquina. Siento que hace nada, estamos temerosos, con dudas de cómo serían las reuniones navideñas del 2021. Ahora, las cosas puede que no sean como eran previo al 2020, pero si son mucho más abiertas de lo que fueron el año pasado.

No sé si es la época navideña, las situaciones que hemos vivido en el pasado o simplemente son loqueras mías, pero en mis eternas reflexiones me he dado cuenta de lo mucho que la vida se ha reprimido, o mejor dicho, lo mucho que nosotros la hemos reprimido. Siento que hemos dejado de soñar. A veces, pienso que estamos a la espera de que lo peor pase y volvamos al confinamiento. En nuestros temores hacemos lo estrictamente lo necesario para sobrevivir, pero nada más. Vivimos esperando fechas y fines de semana, pero no nos motivamos realmente a vivir. Siento que se nos reprimió tanto, que se nos bloqueó esa habilidad de perseguir.

Me he dado cuenta que hemos empezado a vivir sin que nos importen las consecuencias. Vivimos indiferentes. Me he dado cuenta que no es la muerte lo que más asusta, si no es llegar al final de la vida solo para darte cuenta que nunca vivimos verdaderamente. Al estar al borde la muerte, las personas no se arrepienten de lo que hen hecho, sino de lo que dejaron de hacer. Las oportunidades que dejamos de buscar, los riesgos que nunca tomamos, los sueños que no perseguimos: eso es lo que realmente debería de asustarnos. Yo les pregunto: ¿sus últimas palabras serán “ojalá hubiese…”?

¿Cuál es la razón de nuestra existencia? La vida no es solo trabajar, esperar el fin de semana y pagar deudas. No, no es así. No sé muchas cosas, pero si tengo algo claro: cada uno de nosotros tiene un don. Nosotros no escogemos nuestros sueños, los sueños nos escogen a nosotros. Mi pregunta es: ¿somos capaces de vivir el sueño que nos eligió o vamos a dejar que se nos escape?

Cada persona fue creada para vivir el sueño que lleva dentro. Así que probablemente, la mayor tragedia es vivir en el suelo y nunca despegar.

A veces nos convertimos en un “quizá debería”. Pero ese “quizá debería” es letal. Nos rodeamos de muchos “quizá debería”: quizá debería de cambiar de profesión; quizá debería tomar ese examen; quizá debería ponerme en forma. Estas son matemáticas simples, nada de álgebra o cálculo. Si sos uno de esos que “quisieran tener algo” entonces vas a tener los resultados que queres.

¿Cuál es nuestro sueño? ¿Qué enciende esa chispa en nosotros? No podemos solo medio desear algo. Tenemos que perseguirlo con cada una de las partículas de nuestro corazón. Claro, va a ser difícil y no hay atajos. Nos vamos a caer miles de veces, pero ¿quién está llevando la cuenta? Recordemos: no hay montaña plana. Si queremos llegar a la cima, hay superficies afiladas por las que tendremos que caminar. Habrá veces en la que vamos estar estresado y otras veces deprimido. Pero vale la pena seguir.


Todos tenemos detractores. Los problemas y las críticas son requisito para la grandeza. Esa es la ley de este universo y nadie puede escapar de ella. Al final del día, la vida es dolor, pero puedes escoger qué tipo de dolor: si el dolor es un camino hacia el éxito o el dolor de estar siempre arrepentido.



Si quieren mi consejo, no lo pensemos dos veces. Se nos ha dado un regalo que llamamos vida, no lo despediciemos. No es el pasado lo que nos define, sino las veces que renacemos a cada momento. Atrapemos ese momento y que no se nos escape. Creamos en nosotros un poquito más. Saltemos. Algunas veces hay que saltar y dejar que las alas se abran mientras caemos. La vida no nos ofrece una prórroga. No podemos volver a hacer las cosas.


Si no usamos el regalo que se nos ha dado, no solo nos menospreciamos a nosotros mismos si no al mundo entero. No podemos volver atrás y crear un nuevo comienzo, pero podemos comenzar ahora y crear un nuevo final.

Nacimos para mucho más que lo que estamos haciendo: no lo dejemos escapar.


¡Feliz Viernes! 😊





0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo